30 de noviembre de 2010


Belen Amigo, casual-couture

Son los colores neutros y desaturados los que se destacan en sus últimos diseños: el negro, blanco, azul, rosa y nude se verán, sobre todo, combinados a dos colores. Enormes moños acaparan los vestidos y detalles en los hombros y cuello se refieren, según su diseñadora, a "adornos sin sentido".


"El diseñador tiene que conocer qué es lo que pasa en el mundo", dice Belén Amigo, diseñadora y creadora de su propia marca que lleva su nombre. Cree que hoy lo superficial, lo vacío y lo hueco es lo que mejor nos describe; y es a imagen y semejanza del "sin sentido" que habita en las personas y en el mundo la que se traslada y reina en la colección primavera-verano 2011 de Belen Amigo.









Hace un año Belén comenzó a crear sus propios diseños y desde ahí, sus logros fueron varios: por su propuesta provocadora y experimental, Belen Amigo fue seleccionada entre las mejores marcas de diseño de autor para exponer en Puro Diseño 2010. Una experiencia de sólo unos pocos.
En junio, presentó su colección "proyecto condena sin culpa" en el Festival Ciudad Emergente, del Gobierno de la Ciudad. Un desfile que ubicó a los plisados en lo más alto.

Y ahora, desde principios de noviembre, su colección de verano se consigue en Galpón Chic: un espacio donde la indumentaria, el arte y hasta muebles de autor conviven en una sola movida cultural (ubicado en Primera Junta 1118, San Isidro).

 




Luego de un exitoso año, ya son alrededor de 50 clientas fijas las que se enamoraron de Belen Amigo, y no la dejarán descansar para las fiestas: "ya me pidieron diseños únicos para Navidad y Año Nuevo", comenta Belén desde su showroom en Las Cañitas.

Belén abre sus puertas al público los días viernes y sábados de 15 a 20 en su showroom; y las citas previas e individuales, todos los días.
Remeras desde $200 hasta vestidos de $1000 son el repertorio de precios que maneja Belen Amigo: "vas a encontar los mismos precios que en un shopping, pero la ventaja es que mis diseños son únicos", dice.




Belen Amigo no apunta a diseñar para un estilo único de mujer, sino que parte de la tesis del cuerpo como generador del vestido: así, primero analiza el cuerpo para luego vestirlas. "Busco que la ropa que diseño la use una mujer de 40 años y una de 20", explica Belén.

Su deseo es lograr fusionar el casual wear con la alta costura y, mirando hacia un futuro no tan lejano, quisiera poder abrir su propio local.

2 comentarios:

  1. Algo diferente y que llama la atención.
    Definitivamente, voy a darme una vuelta.

    :)

    ResponderEliminar